Actividades :

Artesanía

Música

Actualizado en fecha 20/09/05

Historia y situación económica de Bolivia

Según algunos estudiosos, la civilización en los Andes bolivianos se remonta a unos 21.000 años de antigüedad. Las culturas precolombinas de mayor influencia fueron las de Tiahuanaco, que surgieron alrededor del lago Titicaca y dominaron la región entre los años 600 y 1.200 D.C, y la de los Incas, fundadores de un vasto imperio que comprendía la mayor parte de Perú, Bolivia, Ecuador y el norte de Chile.
La conquista española del país se inició en 1531 de la mano de Francisco Pizarro. Los conquistadores avanzaron rápidamente, explotando la confianza (y más tarde la desunión) de los indios para asegurarse un territorio que en un par de años pasó a conocerse con el nombre de Alto Perú. En 1544, se descubrieron yacimientos de plata en la región de Potosí. La riqueza generada por este hallazgo sustentó la economía española (y la extravagancia de sus monarcas) durante más de dos siglos. Sin embargo, las condiciones de trabajo que debían sufrir los mineros eran espantosas, y la mayoría de esclavos indios y africanos moría al cabo de pocos años.
La lucha por la independencia de la derrochadora administración española culminó finalmente con la figura del lugarteniente de Bolívar, Antonio José de Sucre, en la batalla de Ayacucho de 1824. La república de Bolivia fue declarada oficialmente al año siguiente.
El territorio boliviano, con su extensión de más de dos millones de kilómetros cuadrados, había sido siempre codiciado por sus vecinos. El deseo expansionista de Chile dio lugar a la Guerra del Pacífico, en la que se enfrentó a las fuerzas bolivianas entre 1879 y 1884. Chile salió victorioso y se apropió de 850 km de litoral, robando a Bolivia el puerto de Antofagasta, y dejando así al país sin salida al mar. Poco después, Perú, Brasil y Argentina también empezaron a atacar las fronteras bolivianas. En 1932, un conflicto fronterizo con Paraguay sobre unos depósitos de petróleo en la región del Chaco produjo un nuevo recorte en el territorio boliviano. La consiguiente guerra de Chaco (1932-1935) también sirvió para fomentar la agitación civil en el país, con la creación de numerosas asociaciones reformistas y la recurrencia de golpes de estado dirigidos por líderes militares de tendencias igualmente reformistas.
Tal vez el desarrollo más significativo en aquella época fue la formación del populista Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). En 1951, el MNR, bajo el liderazgo de Víctor Paz Estensoro, ganó las elecciones generales pero su gobierno quedó frustrado por un golpe de estado que provocó una rebelión popular armada que se conocería como la Revolución de Abril de 1952. El ejército fue derrotado, y Paz Estensoro pudo retomar el poder.
Fue un desplazamiento de las clases que gobernaban en el seno del estado; de una pequeña elite se pasó el poder a la clase media trabajadora. Los cambios más importantes fueron la reforma agraria ("la tierra es de quien la trabaja"), se estableció el voto universal; si bien la revolución tuvo aspectos positivos, se vio truncada por la corrupción y los intereses personales. .
En 1964, una junta militar encabezada por el general René Barrientos derrocó al MNR. Los regímenes militares se fueron entonces sucediendo con monótona regularidad hasta las elecciones de 1982, que dieron la victoria al Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR) liderado por el Dr. Hernán Siles Zuazo. Tres años más tarde, Siles Zuazo fue derrocado por Paz Estensoro, cuyo propósito inmediato fue reducir los niveles astronómicos de la inflación (que en cierto momento alcanzaron un 35.000% anual) y poner en práctica medidas de austeridad.
En la actualidad, Bolivia aspira a reforzar sus vínculos regionales y preconiza la creación de un mercado común suramericano. Su reputación de país productor de cocaína, a principios de la década de 1990, afectó negativamente sus relaciones con los Estados Unidos. Estas tensiones bilaterales empeoraron una grave recesión que llegó a su punto culminante en 1999, con la cifra récord del 20% en el índice de paro. Aunque la inflación ha quedado reducida a un 4% anual, aproximadamente, el historial de inestabilidad económica del país todavía disuade a los inversores extranjeros. El principal problema estructural de Bolivia es el enorme abismo que separa esta sociedad dividida, inmersa a medias en el mundo empresarial del siglo XX, pero con la mitad de su población subsistiendo todavía gracias a la agricultura y el comercio.
En la actualidad se ha dado un movimiento campesino liderado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) que busca reducir la influencia de las transnacionales que desde el año 94 se adjudicaron las empresas nacionales (en el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada), por lo cual se vive una gran lucha social.La crisis mundial afecta también al país y tiene como rasgos principales:
La deuda externa y el alza del interés son los que absorben una gran taza de recursos nacionales, eso no afecta a todos los ciudadanos. La mayoría de las empresas de personas ricas no pagan sus impuestos, los que pagan son los empleados, campesinos, obreros, micro empresas, etc. Estos excesivos impuestos impiden que se desarrollen económicamente.Por otra parte hay tantas riquezas pero no se sabe aprovecharlas y son mal manejadas por el gobierno, el gas es el más barato del mundo, y los impuestos que pagan las empresas mineras por explotar y vender los minerales es absurdo; otro problema es que los productos bolivianos no tienen mercado interno ya que existen demasiadas importaciones. Estos factores, junto a la excesiva corrupción por parte de muchos políticos, crean el clima apropiado de desequilibrio socio-económico, dependencia externa, desesperanza generalizada y una separación entre el gobierno y el pueblo, además un incremento en la pobreza.Dentro de la psicología de los pobres existe un mecanismo complejo que los mantiene en la pobreza. En primer lugar, las vivencias de la infancia hacen que tengan una falta, un vacío materno o paterno, material o espiritual; como consecuencia, buscan cubrir esta frustración y generalmente lo logran al reunirse con sus grupos de pares y lo común es que busquen actividades delincuenciales que son mal vistas por la sociedad y es a causa de esto que son discriminados. También las diferentes clases sociales ayudan a mantener la pobreza de varias maneras, como ser: discriminando, ignorando, repudiando; vale la pena aclarar que ésta puede ser una generalización muy arbitraria. Por otra parte la aguda crisis en la que vive Bolivia ha llevado a que los niños y las mujeres salgan a trabajar en muy malas condiciones; ya que no se les paga como se debe y no tienen leyes sustentables y adecuadas que les apoyen, ni tampoco cuentan con una conciencia social que haga responsable a alguien por ellos. Sólo se les ayuda en época de elecciones.